Médicos nazis
El hijo de Saúl

El hijo de Saúl

El film relata una de las facetas más terribles de los campos de concentración: la labor de los Soderkomands, prisioneros dedicados a implementar el exterminio en las cámaras de gas y el ulterior retiro de los cuerpos. Se recrean así los distintos pasos en la política de exterminio, todos ellos destinados a presentar la acción como un programa sanitario, supervisado por médicos. La escena del ordenamiento de las prendas en el momento en que las víctimas se desvisten para ingresar a las duchas resulta especialmente inquietante, tanto por el cinismo y la desaprensión, como por el cálculo cruel. Esa pretendida prolijidad contrasta luego, en un hallazgo estético del film, con el horror del tratamiento de los cuerpos, que devienen despojos sin dignidad alguna.

Psicología, Ética y

Derechos Humanos

Facultad de Psicología / Universidad de Buenos Aires

  • Facebook